Cómo no equivocarte al contratar un nuevo empleado

El currículum y la entrevista. No descartes esta metodología pero haber trabajado antes con la persona minimiza los factores de riesgo el momento de contratar.
Foto: Pablo by Buffer

Una vacante está libre en tu empresa y debes empezar con el proceso de selección para llevar al mejor candidato a tus filas. Sin importar la razón por la que se ha generado ese puesto de trabajo, tener gente nueva aporta frescura al ambiente laboral. Sin embargo, también representa un riesgo: del currículum y la entrevista obtendrás una información muy limitada, y de ahí que tan a menudo puedas equivocarte con tu fichaje. Es preferible si conoces a los candidatos previamente.

Consideraciones importantes

Entre los factores de riesgo que hemos identificado en Jóvenes Proyectos —cuando te equivocas al contratar a una persona— están la capacidad productiva, motivación y cultura empresarial:

  • Capacidad productiva: si la persona no tiene las capacidades y experiencia que prometió en su currículum se nota en su desempeño en el cargo.
  • Motivación: cuando un empleado no está motivado se frustra más fácilmente, no suele cumplir con las expectativas de su jefe, quien a su vez pierde la confianza en las capacidades de su empleado. Esto repercute en la actitud del empleado, en su integración en la empresa y en su equipo de trabajo.
  • Cultura empresarial: de primera mano no puedes saber con certeza si la persona que has escogido para el puesto se ajusta a tu cultura empresarial. Eso sólo lo puedes evaluar a medida que el nuevo empleado se integra. Durante la entrevista habrás conversado con el candidato, notando si sus valores encajan con los de tu empresa. Esto puede ser una referencia para saber si podrá acoplarse a la cultura empresarial o no. Si no se adapta es difícil que se comprometa con tu negocio y los proyectos que deba desarrollar.

Los factores de riesgo al contratar son difíciles de controlar y tienen su cuota de azar. Con esto no queremos infundir miedo, pero hemos desarrollado una alternativa para hacer frente a los factores que hemos mencionado.

Reducir riesgos

Participar activamente como empresa en Jóvenes Proyectos te permite ampliar tu base de datos de potenciales empleados. La ventaja es que al haber trabajado previamente con ellos, has podido identificar sus fortalezas y debilidades. Conoces las aptitudes de cada persona con la que has colaborado durante tus proyectos e identificas bien sus capacidades. Al tener el perfil profesional del candidato ya sabes el compromiso con el que trabaja, lo organizado que es para desarrollar propuestas, qué tan proactivo e independiente es y si es compatible con la cultura de tu empresa.

Jóvenes Proyectos también es una ventaja para el empleado. Si ha trabajado contigo previamente y estás interesado en contratarlo cuando termine su carrera, ya conoce tu forma de trabajar, exigencias y dinámicas. Además, se ha vinculado contigo y se siente más seguro al momento de empezar a trabajar. Has generado un ambiente de confianza en el que se siente cómodo porque ya te conoce. El resultado será que su adaptación será más rápida y tendrá una idea más clara de si tu empresa puede satisfacer sus aspiraciones laborales.

Como empresario, al haber trabajado previamente con posibles candidatos, sabes quién encaja en tu equipo de trabajo.

Enfócate en el perfil que necesitas

Que tu elección sea clavada. Escoger a un profesional con el perfil adecuado minimiza riesgos y te ahorra tiempo. Incluye en tu equipo de trabajo a jóvenes con quienes hayas trabajado previamente.
Foto: bedneyimages – Freepik

Contratar a una persona con las aptitudes profesionales específicas adecuadas es clave. Una forma de filtrar la cantidad de solicitudes que te llegan es con Jóvenes Proyectos. Proponiendo un proyecto con el que puedas validar los conocimientos básicos de los estudiantes delimita tu búsqueda y la hace más fácil.

En Jóvenes Proyectos tenemos verticales (diseño, marketing, progamación, investigación de mercado…) en las que se concentran jóvenes especialistas en temas específicos entre los que puedes encontrar a tu próxima contratación. Juegas con ventaja, pues si has trabajado con alguno previamente estarás al tanto de sus capacidades y conocimientos. Además, has tenido la oportunidad de moldear su talento de acuerdo a tus necesidades, con lo que habrás adelantado parte del proceso y habrás podido reducir un poco los riesgos de apostar por un empleado con el que después no puedas trabajar.

Empieza a subir proyectos en la plataforma y encuentra el mejor talento joven que tanto quieres para tu empresa y trabaja con profesionales que has conocido previamente. También puedes visitar las propuestas que han hecho los estudiantes en la plataforma y verás la cantidad de ideas nuevas y frescas que puedes aplicar en tu empresa.